¿ SE TE HA OLVIDADO RESPIRAR ?

Desde que soy madre, me he dado cuenta de porqué las mujeres cambian tanto en todos los aspectos de sus vidas cuando son madres.  Sin darnos cuenta, de pronto, nace una pequeña personita que hace que nos olvidemos por completo de nosotras mismas. Toda nuestra energía, amor y pasión va dirigida para ese hijo/a que acaba de nacer. Aun cuando ya empieza a ser mayor, muchas siguen con esa maravillosa actitud, pero es cierto que, a mi entender, debemos parar a respirar.

Yo, quise cargarme con todo a la espalda desde el minuto uno, y eso, pasa factura. A mi por lo menos. Me daba igual todo, solo me preocupaba mi pequeña. Por supuesto se acabó la palabra YO para convertirse en ELLA. Me olvidé de mi, de mi persona, de mi mente, de mi salud, de mis aspecto, de todo. Sólo vivía por y para ella. Que en principio está bien, porque es lo que una madre debe hacer, desvivirse por sus hijos, siempre y cuando no repercuta en el resto de su vida, salud o felicidad. No descansaba ni un segundo, me pegaba noches y noches sin dormir y ni siquiera me acostaba una triste siesta porque no quería estar apartada de mi pequeña. Comía cualquier cosa, me ponía cualquier cosa, me liaba el moño a la cabeza y seguía mi día a día; con ella por supuesto.

Creo que es importante, coger el tiempo y pararlo unos minutos, e incluso unas horas. Respirar, desconectar, dedicarnos ese tiempo a nosotras mismas, recargar energías y seguir con las rutinas de siempre con las pilas cargadas.

A mi personalmente, me costó mucho ir separándome de la pequeñaja, pero la dejaba con papi unas horas, luego con los abuelos, etc, aunque era exclusivamente para trabajar y volver a casa. Después con el tiempo, fui un poco al gimnasio pero no salía ni a tomar una triste coca cola sin mi hija. Hasta que un día exploté. Y la culpa no es de nadie, solo mia. Porque creo que hace falta RESPIRAR, y a mí se me olvidó.

Veo ultimamente, muchas separaciones, muchas madres agotadas y agobiadas con niños, trabajo y tareas del hogar, veo gente cansada y seria y creo… que también se les ha olvidado respirar. ¿ Y a ti ? ¿ Hace cuanto que no te paras, te sientas, te relajas, cierras los ojos y respiras profundamente ?

Yo hacía mucho tiempo que no lo hacía, pero ahora, mínimo una vez cada semana, intento buscar ese espacio para mi, y sólo para mi. No se si es egoísta pero, creo que es absolutamente necesario, y aunque al principio creía ser “malamadre” por delegar los cuidados de mi hija por un momento en otras personas para dedicarme tiempo a mi, creo fielmente que con un añito ya puede perfectamente estar con más gente y yo puedo volver a ser un poco más YO.

Buscad un rinconcito de vuestra casa o de vuestro parque más cercano, hacerlo vuestro, y que sea vuestro refugio, vuestro rincón de soledad, de recarga de energía. Ir a que os den un masaje, a la peluquería a comprar ropa bonita ( aunque os pesen esos kilos de más tras el embarazo, ¡que importa! ) y sobre todo parar el mundo y pensar en vosotras también.

Dedícate una parte de esa energía, amor  y pasión que das por tus hijos, para ti misma, verás que cambios observarás en poco tiempo. Come bien, haz deporte, suéltate la melena, ponte los labios rojos, sonríe, y sobre todo ¡ SE FELIZ !

CONSEJOS INICIALES BÁSICOS

Bueno, esta semana ha sido un desastre para mí, porque ha habido cumpleaños varios, fiestas familiares, cenas, comidas, pasteles, tartas etc, no sólo no he adelgazado sino que creo que he engordado. No pasa nada, mañana será otro día y empezaremos una nueva semana preparados para atacar esos kilos malditos.

Como veis lo primero que tenemos que hacer es empezar a cuidarse sin ansias, sin prisas, sin excesivas obligaciones alimenticias y sobre todo conscientes de que aunque fallemos algún día, no debemos sentirnos culpables, sino seguir al día siguiente con más energía y fuerza.

Para comenzar una dieta tras un embarazo, (donde generalmente has comido lo que te ha dado la real gana) es importante, a mi entender, no empezar con una dieta radical, donde cortes por lo sano con todo.

Creo que es conveniente ir al principio, eliminando las cosas que nos perjudican, o en ciertos casos, sustituyéndolo por alimentos más sanos. Os dejo una lista de cosas que podéis ir cambiando para empezar, poco a poco, y sin agobios.

Probarlo y vereis como da resultado.

 

Come 5 veces al día. 

Está comprobado. Cuanto menos comes, el cuerpo (que es muy inteligente) más almacena para guardar reservas. Es importante estar comiendo cada 3 o 4 horas para que el cuerpo esté en constante funcionamiento. El metabolismo termina cambiando y no “guarda” grasas a modo de reserva porque “sabe” que pronto volverás a comer.  Además cuando estás comenzando las dietas, ayuda el poder comer habitualmente porque normalmente vas a quedarte con hambre. Casi con toda seguridad.

Haz un desayuno, un almuerzo, una comida, una merienda, y una cena. Toma incluso un yogur bífidus 0% o una infusión como “recena”.

 

 Elimina de tu dieta el pan y la bollería industrial 

De no poder eliminar esto de forma radical (yo mato por el pan) puedes sustituirlo por panes más saludables como el pan de espelta, pan de centeno o integral. Os aseguro que un bocadillo engordará mucho menos si es de pan integral por ejemplo, y además obtendréis los beneficios de este tipo de panes.

Si te pierde el chocolate y los bollos, sustituyelos por cualquier producto de la marca Gullón, donde encontrarás galletas tipo “el príncipe” o “chips ahoy” exactamente iguales con nada de azúcar ni grasa.

Mucho ojo con otros productos tipo “bimanan” porque te lo venden como 0% de grasa y sin embargo tienen muchísima azúcar. ( mirar siempre el contenido que tienen en los envoltorios…. ahí os viene el azúcar por gramos, no debe tener más de 5 )

 

Intenta retirar de tu alimentación salsas tipo ” bechamel” y “mayonesas” 

Intentalo, terminarás acostumbrándote. Te lo dice la mayor amante de la mayonesa ( de todas las marcas, sabores y texturas). Pero realmente no son necesarias y no son nada sanas.  Aunque si no puedes resistir comer una ensaladilla rusa veraniega, intenta hacer la salsa casera… siempre será mejor que la de compra.

No tomar bebidas gaseosas ayuda a no ” hincharte”.

Hay gente que no comparte conmigo este punto, pero os puedo asegurar que lo tengo “requetecomprobado” . Beber coca-cola o cerveza me pone la barriga como un melón!!!! Siempre que dejo de tomarlo noto la diferencia de una forma considerable.

Si tienes que “pasarte” que sea en el desayuno o almuerzo, nunca después de medio día.

Aunque parezca una tontería, no lo es. Si sientes ansiedad, hambre o simplemente te da la real gana comer más de la cuenta, hazlo en el desayuno o en el almuerzo, si lo haces más tarde no vas a poder “quemarlo” y por lo tanto vas a acumularlo en el body.

 

Olvida patatas chips, chucherías, y helados.

Aquí pocas sustituciones podemos hacer…. es bastante poco aconsejable comer cualquiera de estas tres cosas, aunque si es cierto que en ciertos supermercados encontrareis helados sin azúcar… que dentro de lo malo os harán el papel para una tarde calurosa. Las chuches son malísimas, sin discusión alguna. Y las patatas tienen demasiados aceites.

 

 

Puedes hincharte a comer verduras y pescado. No hay limites. Restringe pastas y arroces.

Cocina a la plancha o con el menor aceite posible.

Toma infusión de cola de caballo para eliminar líquidos.

No tomes fruta después de las comidas o las cenas, tómala en el desayuno, almuerzo y merienda. Y si puede ser, enteras, no en zumo.

Bueno por hoy, creo que es suficiente disgusto para todas aquellas que nos encanta comer!!!!

Comenzar a poner en práctica estos consejos poco a poco. Seguro que empezáis a ver cambios.

Próximamente seguiremos con más cositas!!!!

Ánimo chicas 😉

**** Quiero dejar constancia que no soy nutricionista y por tanto puede ser que en ciertas cosas alguien no esté de acuerdo conmigo. Simplemente escribo sobre mi experiencia y mis resultados, no asegurando en ningún momento que mis métodos sean infalibles. Siempre que quieras seguir una dieta estricta, debe se supervisada por tu médico o nutricionista. Siempre se deben hacer estas cosas con seguridad. Gracias 😉

LA DIFICIL TAREA DE DEVOLVER TU CUERPO A SU ESTADO NATURAL

Cuando te quedas embarazada, todas tus curvas y tus kilos de más,te hacen estar absolutamente radiante. Por alguna  extraña razón que se desconoce, en el momento de dar a luz, esos kilos de más y esas curvas ya son un gran quebradero de cabeza, dejas de estar radiante de la noche a la mañana .

Para colmo, la cosa no mejorará.

Pasarán los días con tu recién nacido bebé y no dormirás, así que a tus kilos de más se le añadirán ojeras, pelos despeinados, piernas sin depilar, y ojeras hasta la punta de los dedos de los pies.

Para alguna afortunada la lactancia le chupará la vida y adelgazará todo lo ganado en el embarazo, pero para otras “desgraciadas” como yo, la lactancia les dará más hambre todavía y cogeremos unos cuantos kilos más de los que perdimos al dar a luz. Osea ; un desastre.

Engordé 20 kilos en el embarazo, adelgacé 18 a la semana de dar a luz, y cogí 8 de nuevo…. Parece que mi cuerpo sigue tan trastornado que debe pensar que tiene que almacenar todo lo que entra por la boca para fabricar reservas por si acaso!!!!

Durante el embarazo el cuerpo sufre cambios tan brutales, que después rara vez nos libramos de las secuelas, tardando muchísimo en recuperarse o llegando incluso a quedar alguna que otra marca de “ guerra”.

Yo cuidaba mucho mi cuerpo cuando en el tercer mes de embarazo sufrí un accidente de tráfico que me dejó con la espalda en muy malas condiciones para hacer ejercicio, y a medida que aumentaba el peso de mi barriga la cosa pintaba peor.

Traté de hacer ejercicio pero no era capaz de caminar 20 minutos seguidos, la natación se me hacía imposible y lo demás ya ni os cuento. El dolor de espalda era insoportable. Así que me pasé la mayor parte del embarazo en reposo total, con lo que ello conlleva.

Han pasado siete meses desde que nació mi pequeña por cesárea urgente tras una preeclampsia y ya tengo permiso de la ginecóloga para hacer ejercicio físico de intensidad alta.

Antes de quedarme embarazada yo pesaba 57 kilos y ahora peso 67. Es bastante complicado para mi aceptarme con 10 kilos más, pero todavía aún me resulta más complicado hacer dietas estrictas.

Me di cuenta que no se trataba de adelgazar por obligación. Por estética.

La mayoría de la gente tiene un concepto equivocado de la belleza y la salud, porque les preocupa su físico de cara a los demás y yo he comprendido que eso no es así. Que el físico es importante pero más aún es la salud. Que el deporte y la dieta no es más que un medio para conseguir un solo fin : salud.

Pero la salud es física y mental, y hay que cuidar de las dos. Es importante estar contento con uno mismo por dentro y por fuera.

Cuando eres madre, cambian muchos aspectos personales de tu vida ; amigas que creías buenas no lo son tanto, salidas nocturnas que quedan totalmente en el recuerdo, vida social acompañada de biberones y pañales…. etc…

Me he planteado, a partir de YA comenzar con este espacio en el que escribiré de la forma más habitual que pueda ( O que mi pequeña gorda, mi trabajo, y mis ocupaciones varias me lo permitan ) todo el avance físico, nutricional, mental y social que tenga con pequeños trucos y consejos que podéis seguir si queréis. Platos sanos, tratamientos para el cuerpo, ejercicios físicos,  ejercicios de relajación etc….

Espero que os guste. Y sé que muchas os sentiréis identificadas. Hablo con muchas mamis que pasan por el mal trago de, tras el parto, sentirse descuidadas, flácidas,  poco sexis y sinceramente…. incomprendidas. Con sentimientos encontrados, tristezas, alegrías….

Las hormonas siguen haciendo de las suyas. Tranquilas chicas;  NO ESTAMOS SOLAS!!!!