LA DIFICIL TAREA DE DEVOLVER TU CUERPO A SU ESTADO NATURAL

Cuando te quedas embarazada, todas tus curvas y tus kilos de más,te hacen estar absolutamente radiante. Por alguna  extraña razón que se desconoce, en el momento de dar a luz, esos kilos de más y esas curvas ya son un gran quebradero de cabeza, dejas de estar radiante de la noche a la mañana .

Para colmo, la cosa no mejorará.

Pasarán los días con tu recién nacido bebé y no dormirás, así que a tus kilos de más se le añadirán ojeras, pelos despeinados, piernas sin depilar, y ojeras hasta la punta de los dedos de los pies.

Para alguna afortunada la lactancia le chupará la vida y adelgazará todo lo ganado en el embarazo, pero para otras “desgraciadas” como yo, la lactancia les dará más hambre todavía y cogeremos unos cuantos kilos más de los que perdimos al dar a luz. Osea ; un desastre.

Engordé 20 kilos en el embarazo, adelgacé 18 a la semana de dar a luz, y cogí 8 de nuevo…. Parece que mi cuerpo sigue tan trastornado que debe pensar que tiene que almacenar todo lo que entra por la boca para fabricar reservas por si acaso!!!!

Durante el embarazo el cuerpo sufre cambios tan brutales, que después rara vez nos libramos de las secuelas, tardando muchísimo en recuperarse o llegando incluso a quedar alguna que otra marca de “ guerra”.

Yo cuidaba mucho mi cuerpo cuando en el tercer mes de embarazo sufrí un accidente de tráfico que me dejó con la espalda en muy malas condiciones para hacer ejercicio, y a medida que aumentaba el peso de mi barriga la cosa pintaba peor.

Traté de hacer ejercicio pero no era capaz de caminar 20 minutos seguidos, la natación se me hacía imposible y lo demás ya ni os cuento. El dolor de espalda era insoportable. Así que me pasé la mayor parte del embarazo en reposo total, con lo que ello conlleva.

Han pasado siete meses desde que nació mi pequeña por cesárea urgente tras una preeclampsia y ya tengo permiso de la ginecóloga para hacer ejercicio físico de intensidad alta.

Antes de quedarme embarazada yo pesaba 57 kilos y ahora peso 67. Es bastante complicado para mi aceptarme con 10 kilos más, pero todavía aún me resulta más complicado hacer dietas estrictas.

Me di cuenta que no se trataba de adelgazar por obligación. Por estética.

La mayoría de la gente tiene un concepto equivocado de la belleza y la salud, porque les preocupa su físico de cara a los demás y yo he comprendido que eso no es así. Que el físico es importante pero más aún es la salud. Que el deporte y la dieta no es más que un medio para conseguir un solo fin : salud.

Pero la salud es física y mental, y hay que cuidar de las dos. Es importante estar contento con uno mismo por dentro y por fuera.

Cuando eres madre, cambian muchos aspectos personales de tu vida ; amigas que creías buenas no lo son tanto, salidas nocturnas que quedan totalmente en el recuerdo, vida social acompañada de biberones y pañales…. etc…

Me he planteado, a partir de YA comenzar con este espacio en el que escribiré de la forma más habitual que pueda ( O que mi pequeña gorda, mi trabajo, y mis ocupaciones varias me lo permitan ) todo el avance físico, nutricional, mental y social que tenga con pequeños trucos y consejos que podéis seguir si queréis. Platos sanos, tratamientos para el cuerpo, ejercicios físicos,  ejercicios de relajación etc….

Espero que os guste. Y sé que muchas os sentiréis identificadas. Hablo con muchas mamis que pasan por el mal trago de, tras el parto, sentirse descuidadas, flácidas,  poco sexis y sinceramente…. incomprendidas. Con sentimientos encontrados, tristezas, alegrías….

Las hormonas siguen haciendo de las suyas. Tranquilas chicas;  NO ESTAMOS SOLAS!!!!